Back to all inspirations

Despedir un año más desde The Wine & Country Club
Dic 31, 2021

Author

wineblog
restaurante más bonito del mundo

Los 12 meses que terminan en tu hacienda bodeguera te han dado 12 razones más para saber que tomaste la decisión correcta al adquirir esta nueva vida y empezar un camino mucho mejor en ella.

 

  1. Tiempo: para ti y los tuyos, adoptar una nueva dimensión de este término siendo consciente del mismo. Ahora disfrutas del tiempo y no simplemente vives inmerso en él.
  2. Calidad: de vida, en tu nuevo hogar, hasta el trabajo —realizándolo desde tu hacienda bodeguera— te parece diferente y lo llevas a cabo con mucho más gusto.
  3. Compañía: quienes han apostado contigo por esta nueva vida son tu mejor compañía. Ahora vivís los cuatro bajo este techo y rodeados de vino y de naturaleza. Lo que te permite disfrutar más de todos ellos gracias al tiempo y a la calidad del mismo que has conseguido en The Wine & Country Club.
  4. Luz: 350 días de sol al año, no existe otro lugar en el que hayas vivido del que puedas decir lo mismo. Sus beneficios a todos los niveles te están reportando tan buenos resultados que no entiendes cómo has podido vivir sin saberlo hasta ese momento. Hasta entonces no sabías lo beneficioso que podía ser para ti el influjo del sol.
  5. Calidez: al abrigo de tu hacienda bodeguera, diseñada especialmente para ti bajo todas tus preferencias arquitectónicas y de decoración, es el resultado en el que más a gusto te sientes, más confianza te inspira el espacio y te redescubres a ti mismo pensando que el resto de las casas en las que has vivido jamás las habrías llamado hogar en comparación con tu hacienda bodeguera.
  6. Nuevas oportunidades: que se traducen en nuevos comienzos, nuevos descubrimientos y saber que otra vida es posible virando solo la perspectiva.
invierte en salud

7. Nuevos hobbies: encontrarte en medio de la dehesa malagueña ha hecho que se sumen a tu lista nuevas actividades como la equitación o la vela, que no eran tan fáciles de llevar a cabo en la ciudad.

8. Antiguos hobbies: retomar viejas buenas costumbres como el trekking es un placer por los miles de senderos que pone a tu disposición la Sierra de Grazalema. Y el golf, ahora sí tienes tiempo de disfrutarlo como mereces.

9. Confianza: recobrada en un entorno de ensueño sabiendo que puedes vivir en paz y agradecido por la fortuna que te ha tocado al vivir en The Wine & Country Club.

10. Salud: la inversión en salud propia también está presente gracias a haber comenzado una nueva vida en el Club. El tiempo, la calidad, el clima, todos los factores ya mencionados te han reportado como resultado que te sientas más robusto que nunca.

11. Naturaleza: llevabas mucho tiempo oyendo la expresión “reconectar con la naturaleza” pero no supiste lo que eso significaba hasta que lo probaste en tu propia piel en tu hacienda bodeguera rodeada por toda la Serranía de Ronda.

12. Gastronomía: tanto dentro como fuera de tu hacienda, el buen comer se fusiona con referencias vinícolas de altura que te parecen la combinación perfecta. En tu hacienda, el huerto orgánico y tu propio viñedo, fuera de ella, has descubierto tu nuevo restaurante favorito: Bardal de Benito Gómez. Comida típica de Ronda en estado puro.

invierte en salud

Marida tu Nochevieja con tu propio vino

 

En la mesa ya está todo en marcha, pero hay que reponer el vino y decides bajar tú a por él. Al entrar en tu bodega, aprecias de nuevo tus referencias y piensas en cómo la excelencia en la creación de los vinos por parte del equipo enológico de La Melonera ha conseguido, un año más, que cuentes con un vino de altura con tu propio sello. Como a ti te gusta, siguiendo en todo momento tus gustos personales, Ana de Castro y los técnicos de bodega diseñaron e hicieron los ajustes necesarios para que ahora, mientras esperas la llegada del fin de año junto a los tuyos, sientas en boca las notas de regusto jugoso, salino con taninos maduros y un largo postgusto. Un vino con cuerpo y sabor a la tierra que lo vio crecer. Este es el tinto que bajas a reponer ante la botella que ya habéis terminado.

Junto a él, en tu bodega también está presente ese blanco con aromas a albaricoque y frutas tropicales. La salinidad también está presente en esta referencia, de igual modo que el equilibrio, la carnosidad y un largo postgusto.

No podían haber acertado más con tus preferencias vitivinícolas, aunque quizá para la próxima cosecha le comentes a Ana introducir más madera, tanto al tinto como al blanco. Pero ahora toca volver a la mesa y despedir este magnífico año como se merece, rodeado de tu familia y tu propio viñedo.