Back to all inspirations

¿Por qué Ronda te sigue enamorando?
Dic 7, 2021

Author

wineclub

Share this article

En los múltiples planes, recorridos, escapadas y demás ocio que has encontrado en The Wine & Country Club todavía hay cabida para que la localidad en la que se encuentra (Ronda) te siga sorprendiendo.

Si ya en su día la ciudad malagueña enamoró a personajes como Orson Welles o Ernest Hemingway, cómo no ibas a verte envuelto en su hechizo. Como bien afirmó el escritor estadounidense: “Es a Ronda a donde habría que ir, si vais alguna vez a España a pasar una luna de miel”. El idilio más romántico como escenario, cuna de artistas y tradición centenaria, hacen de Ronda el rincón del sur que, aún llevando años en ella, esta tierra no deje de mostrar su encanto.

Ronda es arte (ya lo sabes porque has estado en sus museos), es romanticismo (te sabes sus leyendas), es belleza (no dejas de maravillarte con sus atardeceres), es gastronomía (sus estrellas Michelin y su vino no dejan lugar a dudas) y es la aventura de saber que estás donde tienes que estar, has nacido para que tu camino siga en estas tierras, es más, en las haciendas bodegueras de The Wine & Country Club que te hacen tan fácil amar el lugar.

compras ecológicas en Ronda

Ronda, la ciudad que nunca dejará de sorprenderte

¿Has hecho ya la ruta de los miradores?  

 

Seguramente conozcas el más famoso, el mirador frente al Puente Nuevo, al que se accede desde la Plaza de María Auxiliadora a través de un tramo de escaleras, y es la mejor recomendación para ver el atardecer. Pero no el único que te ofrece las mejores vistas del icónico puente de la ciudad, acércate al mirador en la Carretera de los Molinos, que se encuentra fuera del pueblo, bajando una cuesta empedrada. Desde ahí camina hasta el Arco del Cristo, una de las antiguas entradas en la muralla árabe. Y luego pásate por el mirador de Aldehuela, este sí está en Ronda, al lado del Palacio de Congresos. ¿Has obtenido mejores imágenes que las que te han dado estos tres lugares?

 

Cuídate como los antiguos árabes  

 

Debido a la influencia árabe de años de asentamiento en la zona, puedes disfrutar de las propiedades curativas de los tratamientos de agua en los baños árabes de la ciudad. Cuentas con diferentes opciones, circuitos y masajes (individuales y en pareja). Un plan que incluye el autocuidado que marca tu nueva slow life, solo tendrás que pedir al concierge que te haga la reserva.

 

Pasear por los Jardines de Cuenca

 

Has observado esas plazas desde el Puente Nuevo pero ¿has paseado por ellas? Hablamos de los Jardines de Cuenca, un recorrido por los espectaculares y preciosos jardines que se encuentran situados en la cornisa del Tajo de Ronda con una ingeniosa disposición en terrazas escalonadas. En honor a la ciudad hermanada de Cuenca, en ellos se busca la preservación de la flora autóctona.

compras ecológicas en Ronda

Los monumentos a Orson Welles y Ernest Hemingway

 

Los internacionales más célebres que otorgaron gran reconocimiento a la ciudad, a los que el embrujo rondeño cautivó desde que pusieron un pie, sus aportaciones inmateriales a través de su exportación al exterior les han valido un homenaje así en las calles de la localidad.

 

La verdadera razón por la que te mudaste a Ronda: la naturaleza

 

Lo que de verdad te atrajo de este particular enclave andaluz, es la fusión de las buenas temperaturas con el verde predominante de sus paisajes. Las infinitas opciones para salir al monte, así como en terrenos llanos como en la Alameda del Tajo. Este pequeño pulmón verde se encuentra justo sobre el barranco, por lo que las vistas son para nervios aprueba de vértigo. Si estás hecho para estas vistas, además, puedes continuar por el Paseo de los Ingleses que bordea el precipicio.

Ya sea por sus espectaculares vistas, su excelente calidad de vida, su verde continuo, su gastronomía, su viticultura, su historia que traspasa fronteras con increíbles historias detrás, o sencillamente porque sientes que has encontrado tu lugar en el mundo, Ronda ya forma parte de ti y solo te preguntas:

¿Quedará algún rincón por conocer de Ronda?