Back to all inspirations

La mejor forma de conservar tu vino
Dic 18, 2020

Author

wineclub

Share this article

conservar el vino

Finalizó tu primera cosecha. Elegiste la variedad de la uva, descubriste el cuidado de la vid durante su cultivo y el control de calidad exhaustivo, la clasificación de la uva y su despalillado, hasta la trituración, fermentación y prensado en el barril. Y después, decidiste sobre la etiqueta, botella y embalaje, creando así un vino único, solo para ti. Y después de todo eso, le preguntaste a Ana, ¿y ahora qué hago?

Ana de Castro, la enóloga de The Wine & Country Club, esa persona que fue de tu mano durante todo el proceso y te fue guiando para dar con el vino perfecto que más encajaba contigo y tus gustos.

Llegó el momento de pasar al almacenaje de tus primeras botellas de vino y, desde el Club te ofrecieron diversas opciones, pero tú querías saber cómo poderlo guardar en tu hacienda, tenerlo tan a mano que no tuvieras ni que recurrir a Jorge ni a ningún otro empleado del club para poder abrir una botella en cualquier momento.  

“Veamos, te voy a dar una serie de consejos para mantener vivo el vino en casa y que cada vez que descorches una botella sea como la primera, esté en su punto perfecto para beberlo”. Tras esta introducción, tomaste nota de las pequeñas pautas y consejos que te dio Ana. “De todos modos, sea cuando sea, si tienes dudas o me necesitas, no tienes más que acudir al Club y te ayudaré encantada”.

 

¡Ay Ana!, otro perfil imprescindible en The Wine & Country Club que desconocías por completo y no augurabas que se fuera a convertir en algo tan importante en tu hacienda y viñedo. Pero volvamos a los 5 pilares fundamentales que te explicó Ana para la buena conservación del vino.

¿Cuál es la posición adecuada para una botella de vino?

La mejor colocación del vino para su perfecta conservación es en posición horizontal. Una vez situadas en dicha postura, no se moverán para que el vino repose de forma adecuada y evolucione de la manera más natural posible. La horizontalidad permite que el vino y el corcho estén en continuo contacto evitando así que el corcho se seque, pierda su elasticidad y que el cierre de la botella deje de ser hermético.

¿Cuál es la mejor temperatura para conservar el vino?

Lo primero es elegir un espacio en el que no se produzcan variaciones bruscas de temperatura. Esta ha de ser estable y con cambios mínimos. Luego, la temperatura óptima está entre los 12 y los 16 grados. Las habitaciones ideales de una casa para guardar vino son: sótano, trastero o un área diseñada como bodega, sin calefacción ni aire acondicionado.

¿Cuál es la humedad adecuada para una botella de vino?

El ambiente en el que se resguarde el vino ha de ser fresco y la humedad relativa debe estar entre el 70 y el 80 % para que el corcho no se seque ni tampoco se humedezca.

La buena conservación del corcho es tan importante porque si se seca, tenderá a encogerse con lo que entraría aire dentro de la botella y el vino se oxidaría. Y si, por el contrario, se humedece en exceso, podría dar lugar a la aparición de moho y hongos.

¿Les puede dar la luz?

El lugar en el que se vaya a almacenar el vino ha de ser oscuro puesto que la incidencia de la luz sobre el mismo puede producir adulteraciones químicas como la oxidación del vino o la fotodegradación de la riboflavina presente en él, lo que se conoce en el mundo de la enología como la “enfermedad de la luz”.

¿Afectan los olores fuertes al vino?

Para evitar contaminaciones innecesarias, se recomienda mantener las botellas de vino alejadas de fuentes de olores intensos y que el espacio pueda ser bien ventilado con regularidad, de modo que así también podamos equilibrar la temperatura y humedad.

¿Qué más necesitas saber sobre la conservación de una botella de vino?

Como un bonus extra, Ana te explicó por si en alguna ocasión se daba el caso, que en el capítulo especial de los vinos espumosos su óptima conservación es en posición vertical. La presencia de gas carbónico, que tiende a subir, permite que el tapón mantenga el nivel de humedad idóneo y favorece también la propia conservación del carbónico en sí de en estas bebidas.

Luego, es importante tener en cuenta el tiempo. No todos los vinos envejecen igual, ni todos se pueden conservar la misma cantidad de tiempo sin que pierdan sus propiedades. Influyen muchos factores, pero a rasgos generales las normas habituales son las siguientes: los vinos jóvenes pueden almacenarse máximo un año y beberse dentro del mismo en el que se cosechan; los crianza aumentan hasta los 5 años de conservación; y los reserva y gran reserva pueden almacenarse durante unos 10 o 15 años aproximadamente.  

Y una vez abierto… hay que minimizar al máximo el contacto del vino con el aire puesto que favorece su oxidación. Y si no se termina la botella una vez abierta, lo mejor es guardarla en el refrigerador.