Back to all inspirations

Slow Life: mucho más que una moda
Oct 20, 2020

Author

wineclub

Share this article

slow life

«Un olor único, una mezcla exquisita entre la jara y la tierra húmeda. Este es tu momento». 

Despiertas con el suave canto de los pájaros. Te estiras en la cama al ritmo del vaivén de las cortinas, que dejan entrever la claridad del nuevo día, mientras la suave brisa de la Serranía de Ronda las mece.

Te preparas el primer café de la mañana disfrutando del silencio que todavía se puede palpar en casa. Sales con tu taza humeante hacia el jardín, caminando descalzo, notando las sensaciones en tus pies de la suave piedra del porche y la hierba aún húmeda por el rocío de la mañana. 

Te sientas en el cenador e inspiras. Hondo, llenando tus pulmones hasta su máxima capacidad. Expiras fundiéndote con la butaca. Este olor es único, una mezcla exquisita entre la jara y la tierra húmeda. Este es tu momento.

Ayer estuvisteis en Málaga, disfrutando de las novedades en el Museo Picasso. Es increíble que a tan solo una hora de aquí tengas la oportunidad de disfrutar de una capital cultural como Málaga. La exposición Picasso visto por Otero te conmovió. Observar la vida cotidiana de un genio como Pablo Picasso te hizo pensar en tu vida actual y valorarla. Disfrutasteis de una cena espectacular en el restaurante José Carlos García. Seis meses te costó conseguir mesa, pero desde luego mereció la pena. Una estrella Michelin más que merecida ¡Menuda experiencia gastronómica!

La familia está a punto de levantarse así que recoges tu taza y te encaminas hacia el viñedo. ¡Quién te lo iba a decir, tu propio viñedo! Está entrando septiembre y pronto vivirás tu primera vendimia. Un escalofrío de emoción te recorre el cuerpo. Te sientes realmente afortunado por vivir de esta manera, por haber podido escoger una vida sencilla, gozando de los placeres más básicos, disfrutando de la tierra y de lo que la Madre Naturaleza tiene que ofrecer.

La uva está prácticamente en su punto. Madurada al calor de este paraje único, es una uva ciertamente especial. Diminuta y rayada, como si de una sandía se tratase, ha adquirido ese tono violáceo que indica que está lista para ser recogida. La Melonera, esa uva que estaba cerca de la extinción, ahora crece exuberante. Solo necesitaba el cariño y el cuidado adecuado. Necesitaba tiempo, como tú. 

Vuelves hacia casa y oyes murmullos en la cocina. Se han levantado ya y, mientras ella saborea una taza de café, las niñas están poniendo la mesa para el desayuno. Antes de entrar, te vuelves de nuevo hacia el viñedo. Inspiras profundamente una vez más, llenándote de energía. Y tu mente, rápida y certera, te confirma que esta es la vida que quieres vivir.

Vivir despacio, conscientemente

Recuerdas perfectamente el día en que todo cambió. Ese día en el que decidiste dar un giro a tu vida, tomar las riendas y empezar a vivir de una forma consciente. De repente, la cantinela del slow living dejó de sonar a filosofía de autoayuda y empezó a calar profundamente.

Entendiste que no se trataba de una moda sino de volver a lo tradicional. De encontrar tiempo para ti y los tuyos y degustar ese tiempo. Entendiste que el verdadero lujo es vivir en plena en naturaleza y disponer de las maravillas que te ofrece cultivar la tierra. Que el privilegio real es no tener que escoger. 

Y en ese giro de los acontecimientos, The Wine and Country Club llegó a tu vida en forma de oportunidad única. 

Se presentó ante ti la ocasión de vivir en un espacio irrepetible: una hacienda bodeguera en Ronda. Una vivienda con personalidad, como tú, emplazada en un paisaje único, la dehesa andaluza. Una vivienda que, además de tener tu sello personal, está perfectamente integrada en el entorno y es eficiente y cuidadosa con el medio ambiente, como no podía ser de otra manera.

Una finca amplia, con huerto orgánico en el que cultivar tus propios alimentos y un viñedo del que producir tu propio vino. Además de contar con los servicios exclusivos de un Club.

Llegó la oportunidad y la tomaste. Y hoy, a las puertas de tu casa, mientras se prepara el desayuno, observas el horizonte y haces balance. Y el resultado no podría ser mejor.  

Esta es la vida en The Wine and Country Club. Esta podría ser tu vida.