Back to all inspirations

Descubre The Wine & Country Club
Oct 16, 2020

Author

Blog

Share this article

«El viaje ha sido duro pero créeme que ha merecido la pena. Sí, te entiendo, los negocios, el trabajo, la familia, las victorias, los baches en el camino, la vida en general, todo desgasta». 

Ya está, ya has llegado. Ahora siéntate, ponte cómodo y relájate. ¿Te sirvo una copa de vino? Sé que estás cansado.

El viaje ha sido duro pero créeme que ha merecido la pena. Sí, te entiendo, los negocios, el trabajo, la familia, las victorias, los baches en el camino, la vida en general, todo desgasta.

Pero déjame decirte que ahora ha llegado el momento de tu recompensa y no va a ser una recompensa cualquiera, claro que no.

Tu recompensa estará a la altura de las circunstancias. Te he citado aquí porque quiero hablarte de un lugar que muy pocos conocen y que solo algunos privilegiados pueden comprender. Pero antes de que entre en detalle voy a pedirte que hagas algo.

Voy a pedirte que te quites el reloj y que lo dejes sobre la mesa, dado la vuelta, y que cierres los ojos. 

Existe un lugar en el que el tiempo se detiene y se congela en una especie de eterna noche de verano. Un oasis entre encinas, olivares y viñedos, en el que el silencio te invitará a reconectar con todo lo bonito, lo natural, lo auténtico.

Una dehesa de más de 200 hectáreas, caprichosa y viva, desde la que respirar y contemplar cada mañana un paisaje suave y vibrante a la vez. Una dehesa emplazada en uno de los lugares más especiales del sur de España: Ronda.

Una tierra romántica, propia de bandoleros, cantaores y toreros, que ha sabido aunar conceptos tan contrapuestos como el exotismo y la tradición y que, sin embargo, se integran a la perfección en Ronda. Puerta de entrada a la asombrosa Sierra de Grazalema, el paisaje de Ronda abraza maravillosamente el que podría ser tu nuevo hogar.

Imagina un lugar en el que podrás vivir de una forma diferente: lentamente, sin prisas, disfrutando de todo lo que te ofrece la tierra. Sintiendo ese vínculo con la naturaleza que tanto anhelas. Con la privacidad que necesitas y recibiendo la atención y el cuidado que requieres. Un lugar donde el trabajo se puede convertir en un momento de disfrute rodeado de naturaleza y bienestar. 

Imagina el contexto idóneo para reconectar contigo, con tu familia, con tus amigos. Vivir de una forma más consciente, valorando el aquí y el ahora, reconociendo que, por fin, todo está bien y que no necesitas nada más. 

Imagina convertirte en productor de tu propio vino. Aprender de la mano de los mejores enólogos y sumilleres para, finalmente, reunir alrededor de una mesa a tus amigos más íntimos y compartir con ellos un vino que lleva tu huella.

Cosechar en tu huerto orgánico tus propios tomates con verdadero sabor a tomate y elaborar suculentos platos. Cocinar a fuego lento junto a tu familia mientras disfrutas de una copa de vino.

Imagina poder tenerlo todo. El sosiego que solo puede ofrecerte la naturaleza y la vibrante Marbella a tan solo media hora. La privacidad de una cena en el porche de tu hacienda y la experiencia de un tres estrellas Michelin. Los paseos a caballo por la dehesa, compartiendo confidencias, y el mejor golf en alguno de los fabulosos y premiados campos que te ofrece la Costa del Sol.   

Ya puedes abrir los ojos. La historia que te he contado es la de The Wine & Country Club y puede ser tu historia. Una historia que puede convertirse en tu nueva vida. La vida que mereces.

Vivir en un sueño

The Wine & Country Club es mucho más de lo que imaginas; es la oportunidad de vivir en tu propia hacienda bodeguera, algo al alcance de tan solo unos pocos privilegiados. Un sueño hecho realidad. 

Es vivir una vida entorno a la naturaleza, el vino, y las comodidades que te ofrece contar con un Club que te proporcionará servicios de concierge. 

Es construir un hogar totalmente integrado en el paisaje de la dehesa. Un hogar abierto a la naturaleza donde, gracias al magnífico clima de la Serranía de Ronda, interior y exterior se fundirán en un único espacio: cálido, acogedor, sofisticado.

Desde la tierra a tu alma

Para acabar, te voy a pedir que vuelvas a cerrar los ojos y que dejes volar tu imaginación.

Cae la noche y has llegado de montar a caballo con tus hijas y te has dado un baño en la piscina de tu hacienda y sientes esa sensación que hacía tanto que no sentías.

Esa sensación de calma, de que todo está bien, de que no hace falta nada más ni nada menos, de que aquí y ahora es todo lo que tienes y todo lo que necesitas. Y bajas a tu bodega y escoges con esmero las botellas del vino que has producido en tu viñedo y que abrirás esa noche para tus amigos que han venido desde muy lejos para disfrutar contigo.

Y llegan y la mesa está preparada en el cenador. Y los tomates de tu huerto, esos que has plantado con tus manos, saben a gloria y el queso, ese que has encargado para que maride a la perfección con el vino, se deshace a cada mordisco y has puesto música suave y todos hablan y comen y ríen.

Y ya durante la sobremesa les cuentas con orgullo esa historia que te tiene tan fascinado del vino que acabáis de beber. Les cuentas la historia de la melonera, la uva que cayó en el olvido y que a punto estuvo de extinguirse de no ser por un grupo de emprendedores valientes que decidieron apostar por ella y revivirla en su propia tierra.

Y ya bien entrada la noche, cuando se retiran todos a descansar al hotel, te quedas sentado en la terraza, pensativo y te das cuenta de que la historia que has contado de La Melonera, en realidad, te recuerda a tu propia historia. A cómo apostaste por ti mismo, con fe, con aplomo, burlando cualquier incertidumbre.

Esa historia te recuerda a cómo le ganaste la partida a la vida y ahora te la bebes en una copa de vino aquí en The Wine & Country Club, directamente desde la tierra a tu alma.